El cuestionable rigor periodístico de los medios con publicidad institucional

La Teoría de la Acción Comunicativa de Habermas revela la realidad sobre la verdadera libertad de los medios de comunicación

Estudiar la opinión pública ha sido un tema de interés a lo largo de la historia. Han sido muchas las teorías alcanzadas, sin embargo, son pocas las que consiguen convencer a la ciudadanía con sus premisas. Una de las teorías más conocidas es la Teoría de la Acción Comunicativa de 1981 del sociólogo alemán Jürgen Habermas (Düsseldorf, 1929), encuadrada en la Escuela Crítica de Frankfurt.

Para verificar si realmente la democracia permite una activa participación de los ciudadanos, Habermas expone en su Teoría de la Acción Comunicativa unos parámetros que sirven de barómetro. Por una parte está la instancia crítica y por otra la instancia receptiva.

 

  • Instancia crítica: se trata de la comunicación racional como una opinión pública ideal entre los integrantes de la sociedad y los representantes de las diferentes instituciones, siendo capaces de entablar con ellos un debate público y abierto. Esta labor es llevada a cabo por los medios de comunicación que buscan sus propias informaciones accediendo a documentos, verificando los datos, con entrevistas propias y contrastando con otras fuentes para recoger los diferentes prismas de una noticia.
  • Instancia receptiva: es en la que los ciudadanos se encuentran aislados, sin posibilidad de una comunicación real que lleva a una opinión pública ficticia. Los políticos solo se dirigen a este grupo utilizando una “divulgación manipulativa” de los mensajes con las conclusiones incluidas para que sean meros transmisores de la doctrina y no generen debate. El ejemplo son los medios de comunicación que ejercen una labor de volcado de contenido de las notas de prensa institucionales sin cumplir con el rigor periodístico de verificar, analizar y contrastar la información para dar con la verdadera noticia.

 

Para comprender una noticia es fundamental nutrirse de diferentes medios de comunicación

 

En base a esta misma teoría, Habermas diferencia entre los conceptos de opinión pública y la opinión publicada.

  • Opinión pública: consiste en el pensamiento general de la población sobre una determinada cuestión.
  • Opinión publicada: es la idea predominante que crean lo medios de comunicación sobre un tema determinado. Este efecto es conocido como framing effect y, como la describieron en 1987 los politólogos Iyengary y Kinder, se trata de “la capacidad de los medios de provocar diferentes conclusiones en la audiencia según la forma en que presentan la información”.

Se debe dudar de las definiciones propias que los medios de comunicación hacen de sí mismos, pues en muchos casos ejercen una labor de volcado de contenido sin cumplir con el rigor periodístico del que alardean. Para no caer en la instancia receptiva, el ciudadano debe dudar sobre todo de lo que observa en un único medio, pues puede quedarse en la superficie y no informar ampliamente de la verdadera naturaleza del tema.

La investigación de qué hay detrás de un medio de comunicación es imprescindible a la hora de evitar recibir una información vacía. Es conveniente conocer cuál es la fuente de ingresos de ese medio, pues si existen empresas o instituciones que lo sostienen económicamente, la información sobre ellos probablemente tenga carácter receptivo.

Para conocer realmente la opinión pública y llegar a la instancia crítica, es fundamental nutrirse de varios medios de comunicación, para comprender desde diferentes prismas una determinada noticia de actualidad. Para cumplir con el necesario rigor periodístico, es necesario contrastar la información, ser objetivo, tener capacidad de análisis y emitir una información plural. Transcribir el contenido que las agencias de noticias o los gabinetes de prensa elaboran puede llevar a la omisión de información, lo que supone una manipulación y esa manipulación lleva a la instancia receptiva, planteada por Habermas en su Teoría de la Acción Comunicativa.

@OlgaAvellan

 

Fuentes consultadas:

  • Alútiz, J.C. (2002) Las fuentes normativas de la moralidad pública moderna. Contribuciones de Durkheim, Habermas y Rawls. (Tesis inédita de doctorado) Universidad de Navarra, Navarra. Capítulo IV. Habermas y la Teoría de la Acción Comunicativa.
  • Iyengar, S. y Kinder, D. R. (1987) Television and american opinion, updated edition. Chicago Studies in American Politics
  • Monzón, C. (2006) Opinión pública, comunicación y política. Madrid: Tecnos.
  • Muñoz, A., Cándido, M., Rospir, J.I. y Dader, J.L. (1990) Comunicación política y opinión pública. Eudema Universidad.
Anuncios

2 comentarios en “El cuestionable rigor periodístico de los medios con publicidad institucional

  1. […] La precariedad que viven muchas empresas periodísticas les aboca a que asuman ese material como una fuente de información y, en muchos casos, a darlo por veraz sin proceder a contrastarlo. Al limitarse a transcribir el contenido elaborado por las agencias hacen cuestionable el rigor periodístico de los medios con publicidad institucional. […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s