Caminar

Caminar y no solo moviendo los pies. Se debe caminar con una actitud positiva y constructiva en la vida. Ante cualquier adversidad -sea cual sea-. Por la pérdida del trabajo o de algo material, un giro inesperado en la salud, una separación o un cambio drástico en la zona de confort. Hay que tomarse tiempo para el duelo y hay que llorarlo. Pero debemos pasar cuanto antes a la fase de asumirlo, mirar hacia adelante y recorrer el camino más adecuado para superarlo. Dar un paso detrás de otro, así se forma la senda que nos conduce hacia un estado mejor.
Leer más »

La vida es muy bella

Esta es una historia sencilla, pero no es fácil contarla. Como en una fábula, hay dolor, y como una fábula, está llena de maravillas y felicidad. Así comienza la galardonada película italiana «La vida es bella». Roberto Benigni, director y protagonista del film, pone a rodar su imaginación para proteger a su hijo de los horrores de un campo de concentración nazi. En aquel contexto se relataba el Holocausto. Como paralelismo en nuestros días –salvando las distancias- vivimos la pandemia por la Covid-19.
Leer más »

Altruismo perecedero

Estoy maravillada con el desenfreno de voluntariado que ha aflorado en la gente. Hemos regresado como en una máquina del tiempo a la época de cuando mi abuela era joven. Me contaba la ayuda que había entre vecinos. Todos los de la calle formaban una gran familia. Se cuidaban los unos de los otros. Cuando alguna de ellas bajaba al mercado daba el aviso a las demás por si necesitaban que les comprase algo. ¡A buenas horas lo íbamos a hacer en estos tiempos! Pero mira, ha vuelto.
Leer más »

21 días

Hemos alcanzado una meta clave en este confinamiento. Al menos tres semanas son necesarias para que las personas conviertan algo nuevo en un hábito. Esta teoría de los 21 días fue impulsada por el cirujano Maxwell Maltz en los años 60, la que desarrolló años más tarde William James, uno de los padres de la psicología moderna. Cambiar de alimentación, practicar un nuevo deporte, mudarse de casa o empezar en un nuevo trabajo. Para acostumbrarse y que se convierta en un nuevo estilo de vida deben transcurrir al menos 21 días.
Leer más »

Profesora por sorpresa

Quién me iba a decir a mí que me convertiría de un día para otro en profesora de infantil. En apenas 15 días que llevamos de confinamiento soy toda una experta de las últimas técnicas pedagógicas. No es nada fácil que un niño de tres años permanezca sentado más de cinco minutos haciendo una tarea, pero ya lo vamos consiguiendo. Mi misión es recordarle lo visto hasta el momento en las clases del colegio. El uno –es un soldado haciendo la instrucción-, el dos –un patito que está tomando el sol- y el tres – una serpiente que no deja de reptar-… Que conserven el hábito, que tengan una rutina diaria. Ese era en primera instancia el objetivo de las tareas en casa. Pero ahora, con la ampliación del Estado de Alarma, ya no vale solo con repetirle que haga lo que ya conoce, ha llegado el momento de sacar la maestra que llevo dentro y enseñarle nuevos números, el cuatro –es una silla que invita a descansar- y, ¿por qué no?, el cinco –un conejo que mueve las orejas-. Y siguiente reto fijado: a por las minúsculas; que yo soy más de letras.Leer más »

La emoción de comunicar

La comunicación tiene intrínseco el poder de transmitir emociones y mover sentimientos. Precisamente esa es la gran diferencia que mantiene con la información periodística convencional. Sobre la labor comunicativa recae una gran responsabilidad, pues es con ella con la que se logra una conexión real con los ciudadanos. Y es el momento de ser proactivos y no reactivos. La comunicación debe ser participativa –atrás quedó la unidireccionalidad del mensaje–. Debemos poner en práctica la escucha activa. Preguntar a los vecinos con cercanía para conocer sus preocupaciones de su metro cuadrado, sus miedos e inquietudes, sus necesidades principales a cubrir y –una vez conocemos en profundidad qué requieren– utilizar el recurso de la empatía para transmitirles que nuestra institución va a ser capaz resolver todo ello. Porque si en su metro cuadrado les preocupa la educación de sus hijos, pagar la hipoteca de la casa, la letra del coche, comprar muebles nuevos, tener una buena tele y descansar los fines de semana, pues eso es lo que hay que abordar. Si, además, les arreglas la acera, bien. Eso, el metro cuadrado de cada uno, es parte vital.

Dice Antonio Sola, estratega político, que la información genera conocimiento mientras que la comunicación genera sentimientos. Por ello la comunicación se considera extremadamente sensible, pues con ella se es capaz de mover emociones tan peligrosas como la ira para hacer creer a quien la percibe que debe defender una postura –como un mecanismo de superveniencia del grupo– poniendo así al pueblo en contra o a favor de quien interese. Algo que han aprendido y hacen muy bien las nuevas oleadas de políticos. En la esperanza queda que se emplee también para buenas causas.

Por Olga Avellán

[Des] amor de verano

No es la primavera. Son las vacaciones las que el corazón de los españoles altera. Y es que el 30% de los divorcios se firman cuando acaba el verano. España es el segundo país de la Unión Europea con la mayor tasa de rupturas, con una media de 400.000 anuales –68 por cada 100 matrimonios– y septiembre es el mes estrella. El primero es Portugal, con 70 por cada 100 matrimonios.Leer más »

¿Solo mujeres?

CARNET OLGA mas pesoSororidad. A penas han hecho falta 111 años para que oficialmente se reconozca este vocablo tan útilmente en boca de todos –o más bien de todas-. Fue en 1907 cuando Unamuno reclamaba a través de su novela La Tía Tula la necesidad de tener la palabra sororidad. El destacado de la generación del 98 escribía literalmente: “No es lo mismo, ni mucho menos, lo paternal y lo maternal, ni la paternidad y la maternidad”, y por tanto “es extraño que junto a ‘fraternal’ y ‘fraternidad’, de frater, hermano, no tengamos ‘sororal’ y ‘sororidad’, de soror, hermana”.

Leer más »

La [des] igualdad

Ahora que Pablo Iglesias escenifica su ‘buenrollismo’ tomándose una baja de paternidad por sus gemelos —lo que induce a pensar que la igualdad está cerca— me han venido a la cabeza unas cuantas ideas. Sobre todo por la rapidez con la que él interrumpe su baja cuando pasan cosas importantes en la organización que dirige, y nos traslada el mensaje de que su número dos —y madre de sus retoños— no debe tener capacidad resolutiva. Son necesarios al menos dos años para volver a sentirse una misma tras la aventura de ser madre. No es que se retome la vida anterior —que ya no vuelve— sino que se asimila que esta es ahora una nueva vida y que las cosas hay que hacerlas de manera distinta.

Leer más »