La [des] igualdad

Ahora que Pablo Iglesias escenifica su ‘buenrollismo’ tomándose una baja de paternidad por sus gemelos —lo que induce a pensar que la igualdad está cerca— me han venido a la cabeza unas cuantas ideas. Sobre todo por la rapidez con la que él interrumpe su baja cuando pasan cosas importantes en la organización que dirige, y nos traslada el mensaje de que su número dos —y madre de sus retoños— no debe tener capacidad resolutiva. Son necesarios al menos dos años para volver a sentirse una misma tras la aventura de ser madre. No es que se retome la vida anterior —que ya no vuelve— sino que se asimila que esta es ahora una nueva vida y que las cosas hay que hacerlas de manera distinta.

Leer más »

Mi otra yo

Tengo una doble. Pero no soy la única. Me he dado cuenta que muchas de las mujeres que me rodean tienen una réplica que cuida y juega con los niños.

E incluso algunas, cuando no todas, hacen la compra y se encargan de las tareas del hogar. Las mujeres de mi generación hemos ido asumiendo funciones laborales y quehaceres personales hasta tener que llegar a doblarnos para poder cumplir con lo que de nosotras se espera.

Leer más »

El poder de la autocensura

3 de mayo, Día Mundial de la Libertad de Prensa

La opinión de @OlgaAvellan

Vivimos en una sociedad en la que todo el mundo tiene opinión de todo, pero poca gente la da. Es habitual escuchar en la mesa de al lado de una cafetería, o en una sala de espera del médico de cabecera, completas tesis sobre cómo organizar esto y lo mal que está lo otro. Pero cuando se da la oportunidad a que extienda la opinión al público, entonces aparece el miedo escénico y se invoca «el derecho a no opinar». Y hay quien accede a hablar, haciendo un ejercicio de introversión para calibrar los adjetivos más apropiados a utilizar, que le dejen en buen lugar, aunque se pierda el sentido crítico de la cuestión. Ahí es donde arranca la autocensura y empieza la diplomacia.

Leer más »