Cuando me entrevistó Alsina

‘Mi mamá no tiene pelo’: El cuento que ayuda a cómo transmitirle a un niño la enfermedad de un ser querido

En ‘Más de uno’ entrevistamos a Olga Avellán, autora del cuento ilustrado ‘Mi mamá no tiene pelo’ en el que, a raíz de su propia experiencia como paciente de cáncer de mama, trata de ayudar a niños y familiares que atraviesan enfermedades difíciles de explicar.

 

Leer más »

Presentación del cuento infantil: Mi mamá no tiene pelo

Os comparto el enlace para poder hacer la compra anticipada del cuento y que este proyecto sea una realidad: https://vkm.is/mamanotienepelo

Andi y su mamá
Bocetos de los protagonistas: Andi y su mamá

Qué difícil nos resulta a una mujer cuando nos diagnostican cáncer de mama. Tiemblan los cimientos de tu mundo. La mente se bloquea y entra en la fase de sobresaturación. Cuesta canalizar en apenas unos días todo lo que sobre ti recae.

Y en todo este proceso solemos dejar en un segundo plano a los niños. Que ven que algo está pasando, pero no lo entienden, pues no se les suele explicar qué es.

Leer más »

Ayer, HOY, mañana

Vivir en el hoy. Sentir el momento. El aquí y el ahora. Hay una ola que irrumpe con fuerza hacia la nueva religión de la Impermanencia con el Momentismo absoluto que promulga Fangoria –a la que yo misma me sumo-. Si no habéis visto su vídeo clip os lo recomiendo. Pura joyita cada estrofa.

Pero me vais a permitir que hagamos un viaje fugaz al pasado. Un pasado cercano. Tan cercano que ha vuelto a ser un presente.Leer más »

La procesión va por dentro

La misericordia es la virtud de compadecerse de los sufrimientos ajenos. Se manifiesta en la amabilidad, la simpatía, el perdón y la reconciliación. La misericordia también es ese sentimiento de compasión por los que sufren y que a través del amor con un corazón solidario incita a aliviarles. En estos momentos todos estamos necesitados de ella.

Creedme si os digo que en este último año es cuando más sentido le he encontrado a esta definición. Nos pasamos la vida corriendo, persiguiendo metas, subiendo escalones… y nos perdemos disfrutar de los pequeños momentos. Yo he puesto el freno de mano. He parado en seco, y no por la pandemia.Leer más »

Derecho al periodismo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El periodismo bebe de la influencia de pensadores, filósofos, economistas, empresarios, comerciantes… y abogados. Estos últimos tienen una relación muy estrecha con el periodismo, ya sea en la interposición de querellas a estos –o en su defensa- o en la participación activa en la elaboración de contenidos en los medios, tales como columnas de opinión, participación en tertulias o debates o el asesoramiento jurídico a los profesionales de la noticia que se topan con multitud de preceptos legales ilegibles para cualquier mortal.

El derecho es para el periodismo como el azúcar para la granada mollar, un edulcorante que enriquece el contenido. Muchos juristas –abogados, jueces y otros profesionales del derecho- tienen una necesidad imperiosa de participar en la actualidad y –algunos- de saciar su vocación frustrada de escritores. Aportan una visión crítica de los hechos y conceden el pragmatismo técnico a las situaciones cotidianas de la convivencia social y política. Abogados y periodistas convivimos y compartimos escenario para hacer de freno y contrapeso de los abusos del poder.

Por Olga Avellán

 

 

Derecho y Periodismo. Condenados a entenderse

La conveniencia de clasificar las informaciones en secciones diferenciadas quedó establecida en el periodismo moderno de principios del siglo XX. La distinción es un valor añadido por excelencia. Lo dicen ahora los gurús de los negocios exprés, pero ya lo hacían los jóvenes periodistas de entonces.

La información de sucesos se remonta al Acta Diurna de los Romanos. En el 168 a. C. ya se informaba de la riña en una posada, un desfalco en una agencia de cambio y una ejecución de sentencia (Martínez de Sousa, 1981: 447).

Leer más »

Balance de fin de año: «Diferente»

cropped-olga

El balance al final de año se ha convertido en una tradición instaurada. Todo aquel que es medio activo en las redes sociales prepara con mimo un post especial para publicar en los últimos días de diciembre en el que comparte sus vivencias, el recuento de lo hecho y lo aprendido. Lo que verdaderamente ha aportado durante los 12 meses transcurridos. Este año la tónica parece que va a ser otra. Lo que predomina es el tono de queja hacia el 2020, llegando a la mofa de que ni se den las campanadas. Pasar así, de puntillas, sin hacer mucho ruido al 2021. Nos inundan con memes catalogándolo como un año perdido. Y se evidencia una clara huelga generalizada del tipo de publicaciones de este esperado balance.

Leer más »