¿Por qué no me quieres?

Cristina, con lo que me costó alcanzarte. No fue cosa del azar. Te elegí entre cientos de mujeres. Por tu fortaleza, tu vitalidad, tu entusiasmo. Me imaginé viviendo en ti de por vida. Ahí, en silencio, sin molestarte, solo acompañándote a todas partes donde tú decidieras ir. Yo estaba tan feliz, me sentía tan en mi hogar. Quisiste casarte y así fue, luego tener dos hijos y te los concedí. Nunca podrás decir que he sido un freno o una barrera en tus sueños. Desde que te conocí me he entregado al máximo, me he dejado el alma en ramificarme en tu interior. Y tú, ¿qué has hecho tú por mí? De un plumazo y sin explicación emocional alguna quieres expulsarme de tu vida. Has dejado que sean unos extraños los que opinen sobre algo que te correspondía decidir a ti. Te has dejado lavar la cabeza con que soy tóxico, con lo que no te convengo, con que lo mejor es no mirar atrás y tomar todas las medidas necesarias para borrar todo rastro sobre mí.

Leer más »